Moon discoteca bilbao

Lista de discotecas en Vizcaya

murnahebtesee.ga/dictionary-of-finance-and-investment-terms.php Ya ves cómo estaba la cosa. Lo que pasa es que no todo el mundo estaba dispuesto a tocar tan en serio. Eso sí, todos los grupos que tocaron durante aquellos años tienen mil anécdotas e historias curiosas para contar. Ten en cuenta que por regla general había mucha ignorancia y cerrazón en relación al rock en todas partes. También íbamos con el pelo bastante largo y nuestras pintas de rockeros. En Bermeo, que era un sitio donde siempre había follón, después de un concierto intentaron tirarnos al muelle porque todas las chavalas venían a hablar con nosotros risas.

Una vez en Miranda de Ebro nos fue muy bien y el dueño de la discoteca nos propuso volver a tocar otro fin de semana. Sí que se ligaba, sí risas. En otra ocasión, en una discoteca de Elorrio empezamos un concierto con el Oh Well de Fleetwood Mac y el dueño nos obligó a bajarnos del escenario horrorizado risas. Algunos empresarios eran la leche. Una vez, saliendo de actuar en Holiday con Mezcla nos paró una patrulla de grises y nos metieron en uno de aquellos jeeps que llevaban.

Éramos unos chavalillos y no podían entender que saliésemos de una sala de fiestas a esas horas de la noche, y encima con esos pelos y esas pintas. Lo peor es que yo era menor de edad y encima uno de nosotros llevaba una bolsita. Arizona y Holiday. Temas de Los Módulos, Fórmula V, Pop Tops o Los Diablos, bandas todas ellas que pegaron fuerte durante la primera mitad de los 70 y actuaron, en algunos casos en repetidas ocasiones, en diversas salas de fiestas vizcaínas.

Así que nos acojonamos bastante. Entonces Sebas, nuestro cantante, saltó y se les encaró. Gracias a Dios que conseguimos calmar la cosa y convencerles para que nos dejaran marchar porque se nos llevaban a comisaría directos. Desde el punto de vista de los grupos esto era algo genial ya que nunca faltaba trabajo si de verdad lo hacías bien y estabas dispuesto a tocar. Su principio activo era el clorhidrato de anfetamina, por lo que huelga decir el uso que se les daba con fines recreacionales.

Se anunciaban en la televisión y un frasco con 40 pastillas costaba alrededor de 60 pesetas. Todas fueron retiradas del mercado entre y Para ello había que tener cierto nivel y cualquier grupete de amigos que salía no se podía plantear profesionalizarse de la noche a la mañana. A partir de ahí se firmaba un contrato y a tocar.

Lo habitual era estar tocando varios días o semanas en un mismo local y al finalizar el contrato intentar firmar con otra sala. Era muy conveniente, yo diría que necesario, conseguir que se fijase en ti alguno de los promotores que había funcionando en Bilbao por aquel entonces.

Si te digo la verdad eran sitios a los que la gente iba a bailar, ligar y achuchar todo lo que podía. Nosotros éramos un grupo de rock, sobre todo rock duro. Nuestro manager era Agustín Arbex. Dijimos que sí pero al final, desgraciadamente, fue Mochi el que se encargó de la grabación.

Piensa que aquella. Todo era muy blandito y comercial. Te tenías que ir y punto. En realidad muchos grupos se separaron por temas de mili, ya que era muy difícil funcionar con una mínima continuidad cuando cada año llamaban a uno. La vida continuaba, y aunque de forma tímida y casi siempre tardía, las nuevas tendencias musicales surgidas en Londres y EEUU iban llegando a nuestra ciudad.

Busca habitación en Moon Hostel Bio

En realidad se trataba de un evento organizado por la compañía multinacional RCA, deseosa, a buen seguro, de publicitar el nuevo fenómeno del glam rock en España. Otro ejemplo. En noviembre de Holiday fue escenario de varias fiestas anunciadas de la siguiente forma: Kike Turmix: Yo en particular recuerdo Vellido y Quintana porque me pillaban en el camino de vuelta a casa desde el colegio, y siempre me quedaba mirando hipnotizado las portadas de los discos en los escaparates.

También estaba Vox, que aunque ahora vende equipos de sonido por aquel entonces también vendía discos. Era la época de Cream, Hendrix, Creedence Clearwater Revival, Blind Faith, los Stones y Led Zeppelin, que era mi grupo favorito… eso es lo que llegaba y nos volvía locos a todos los que nos atraía el rock. Me lo compré por lo acojonantes que me parecieron las. Entrecomillado extraído del diario El Hierro. La versión de Little Richard me gustó, pero con la cara A aluciné muy seriamente.

Ya ves que este tipo de material, lejos de lo que mucha gente se imagina, sí se editaba en España y llegaba a ciudades como Bilbao. Lo que pasa es que la gente no se enteraba de nada porque por mucho que te digan ahora los que fueron jóvenes entonces, el rock sólo nos interesaba a cuatro pirados. Logotipo de la sala de fiestas Holiday. Formas de diversión y esparcimiento que durante mucho tiempo habían estado reservadas a unos pocos comenzaron a popularizarse, y durante unos años la noche bilbaína vivió un periodo de auténtico esplendor.

Pedro Martínez: No quiero decir que todo el mundo nadase en la abundancia ya que había mucha gente de clase trabajadora que no estaba para alegrías.

Moon Bilbao, Berango

Pero se veía que había dinero y la gente tenía para gastar. Un sitio como Holiday abría casi todos los días y siempre había gente. Y lo mismo en casi todas las salas de fiestas y locales en general. Hombre, a las dos ya estaba todo cerrado, no era como ahora, que la gente sale de casa tardísimo y hay after-hours y tal. Luego llegó la crisis económica y a partir de mediados de la década de los 70 las cosas empezaron a cambiar. En resumen: Algunas zonas de Bilbao, como San Francisco y alrededores, empezaron a verse muy afectadas por un problema que acabaría haciéndose insostenible durante los años Miguel Gibert: Fue poco a poco, no de repente de un mes para otro.

Si a todo esto le sumas la crisis económica que empezó a dejarse notar te puedes hacer una idea de cómo cambió Bilbao en cuestión de unos años. En Bandera de Vizcaya, por ejemplo, el ambiente fue cambiando a peor claramente; empezó a haber peleas, gente con unas borracheras. Aun así la cosa se mantuvo razonablemente bien hasta que en cuestión de unos años empezó a bajar mucha gente de los barrios al centro de Bilbao.

Ahí fue cuando el ambiente empezó a enrarecerse muchísimo porque estamos hablando de gente que, sencillamente, no sabía comportarse en ciertos ambientes. Y así, todo lo que había llegado a ser y representar Bandera de Vizcaya acabó desapareciendo. No quiero sonar clasista pero eso fue lo que pasó.

Diario El Hierro. Un local pequeño en el que solía haber algunos guiris y gente que iba a Londres y se traía discos. Por allí iban melenudos vestidos con pantalón de campana y chaqueta marinera de color azul marino con cuellos grandes y doble botonadura. Inauguración de la sala de fiestas Zuum Zuum, entre cuadrillas y bandas de quinquis. En Holiday también hubo un Con los camareros de La Granja y el Iruña, por ejemplo, teníamos unos follones de puta madre, sobre todo mis colegas El Floro y El Country, que nunca tenían pelas para pagar risas. A mediados de los 70 ya se veía bastante gente con el pelo largo y pintas, y la cosa fue creciendo.

Inauguración del Ovni Club, Carlos Arco: Allí se aglutinaron todos los espíritus hippies y rebeldes de la época. Era de un sevillano, Emilio, que tenía enfrente un negocio de antenas de televisión y arreglaba aparatos. Septiembre de Sin embargo casi nadie es consciente de que fue durante la década de los 80 cuando comenzó a configurarse la magnífica situación que hoy en día podemos disfrutar. El primer gran evento musical acontecido en la Feria de Muestras tuvo lugar en , con la celebración del festival Los Diez Mandamientos del Rock sobre el que hablamos en el capítulo anterior.

A finales de la feria fue escenario de un concierto ofrecido por Joe Cocker. Desde entonces y hasta su clausura en , suplantada por el Bilbao Exhibition Centre, el recinto ferial acogió numerosos conciertos de rock, a destacar el festival Rockazoka, celebrado en Contagiados por la irresistible agitación del momento golpearon las calles los primeros fanzines y publicaciones independientes: Fue así como, arropadas por fanzines, programas radiofónicos y periodistas enrollados, las nuevas bandas consiguieron inyectar un revitalizante chute de frescura, colorido y energía adolescente a la anquilosada escena bilbaína, aportando alegría e irreverencia a una ciudad gris y aburrida sumida en plena crisis económica.

El pistoletazo de salida corrió a cargo del Maratón Musical de Peritos, celebrado en la Feria de Muestras1 en con la participación de varios grupos locales. Le siguió el I Certamen Para Grupos de Rock y Pop, celebrado en en la discoteca Tope con la participación de la gran mayoría de bandas de la ciudad. Durante el 83 se convocaron el Concurso de Rock del Barrio de Txurdinaga4 y el Concurso de Pop-Rock Local de la sala Crazy Horse,5 haciéndose evidente entre festivales, concursos y la imparable proliferación de nuevas bandas, que algo realmente excepcional estaba ocurriendo en el panorama musical bilbaíno.

Las estrechas callejuelas del Casco Viejo, inigualable escenario de la explosión musical que tuvo lugar durante aquellos años, comenzaban a mostrarse repletas de locales marchosos y jóvenes de singular atuendo. Señoras y señores: Actuaron M. Establecimiento ubicado en la calle Henao.

In Extremis se llevaron el primer premio. Enerofebrero de Pedro Elías Igartua: Bilbao, en general, estaba hecho un asco. Costaba mucho buscarse la vida. Hay que tener en cuenta que Gaueko, Garage y Gaztetxe no empezaron a funcionar hasta mediados y finales de los 80, y Bolos, aunque abrió un poco antes, no duró mucho montando conciertos en directo. Enero-febrero de Pedro Elías Igartua: Efectivamente, existía gente empeñada en hacer cosas, especialmente en la margen izquierda.

La mayor parte de las veces, mal. Octubrenoviembre de Pedro Elías Igartua: Así no sé cómo no se desmoralizan todas las bandas y lo mandan todo a tomar por el culo. Si alguien quiere -poquísimos- que en su local toquen bandas, los vecinos no lo permiten. Si éstos pasan, el local no contrata bandas de aquí.

Se dice, se habla, se comenta que la margen izquierda es la repera. Cada media hora se juntan cuatro tíos y forman un nuevo grupo, aunque sólo duren otra media hora. Inmersos en este clima de agitación comenzaron a brotar los primeros proyectos sólidos de la década. Zarama emergieron desde las profundidades de la margen izquierda practicando un rockcaña en euskera inédito hasta entonces que no dejó indiferente a nadie. Con el tiempo ampliaron su registro hacia el pop-rock, coqueteando ocasionalmente con estilos como el reggae, el blues, el funk, la salsa e incluso el rap, aunque sus letras nunca perdieron el espíritu combativo de sus primeros años, tratando temas como la ecología, la inmigración, la causa abertzale o la crítica social con desparpajo, inteligencia y atrevimiento.

Roberto Moso: Así nació Zarama. Desde el primer momento conectamos con la realidad de Euskadi y siempre hemos seguido en esa línea. Xabier Vinader.

Moon Hostel Bio

Revista Primera Línea. Marzo de Pedro Elías Igartua: Zarama vienen de Santurtzi, y consecuentemente con margenizquierdismo hacen marcha. Fue en la discoteca Cotton Fields de Sondika, regida a la sazón por el gran Bolo -animador del cotarro bilbaíno como pocos- y donde pinchaba otro histórico agitador: Javier Corral, alias Jerry. Cobramos ocho mil pesetas provenientes de la recaudación y tuvimos que repetir todo el show dos veces porque la actuación se quedaba corta Hilargi Ediciones, , p. Diciembre enero de Nadie se había parado a pensar que buena parte de lo que había hecho ez dok amairu por ejemplo, tampoco era algo que había nacido en el Gorbea, sino que venía de la canción francesa y otras muchas cosas.

Diario Metropolitano. Javier Fuentenebro. Tuvimos muchos problemas con la grabación y lo cierto es que Indarrez se publicó tarde, demasiado tarde, lo suficiente para dar tiempo a la competencia y coincidir en el incipiente mercado rockero vasco con dos trabajos muy potentes: Tan sólo un año antes, en el 83, nosotros habíamos ganado por votación popular el concurso Egin Rock al mejor grupo de Bizkaia.

Estuvimos en el Pabellón de Mendizorroza, en Gasteiz, compartiendo honores con los ganadores de los otros herrialdes: Hertzainak, R. P y Barricada. La verdad es que entonces las cosas no podían ir mejor. A alguien se le encendió la bombilla: Compramos varios kilos de nata, una enorme bolsa de guindas y un molde: Fue genial. Se superaron todas las previsiones. Lamentablemente no fueron de la misma opinión los dueños del equipo ni el promotor que nos contrató.

Hubo histeria, gritos, acaloramiento, promesa de hostias y lo que es peor: La nata hizo estragos en los aparatos eléctricos. Tras varios cambios de formación, en julio de llegó la separación. Fiesta de las Ikastolas de Bizkaia, cuya primera edición tuvo lugar en en la localidad de Getxo. Supuso, creo yo, un punto de inflexión en Bilbao, estéticamente y a todos los niveles, si de lo que hablamos es de ocio nocturno. Comienza el rollo homosexual, todo el mundo sale del armario de golpe risas. Mucho colorín, mucho disfraz, muy divertido, todos pasadísimos Lo mejor era que programaban bastantes conciertos y muy variados.

Yo mismo estuve implicado en la organización de algunos. Tenía mucho que ver con el Yoko el artista Javier Urkijo -tristemente fallecido-, que estuvo casado con la actriz Mariví Bilbao.

Otro local muy popular durante aquellos años fue La Jaula, donde también se empezaron a montar conciertos en directo a partir del Era un local que llevaba abierto desde finales de los años 60 y había pasado por varios cambios de dueño. Tras la presentación de los franceses Cargo De Nuit y de los vitorianos Revolver el personal de La Jaula prepara nuevos ataques. El Like era el bar de Fede y Carmen y sólo duró un par de años porque lo dejaron para irse a vivir a Valencia.

Ella es la chica que sale en la portada de single Adiós Lili Marleen del grupo valenciano Interterror. Aquello sería entre y Parece innegable, desde la perspectiva que otorga el tiempo, que la transición de los 80 a los 90 trajo consigo un revitalizante soplo de aire fresco para Bilbao.

Se percibía a pie de calle que tras los estragos medioambientales, laborales y económicos de la década anterior la ciudad había tocado fondo. Solamente cabía una opción: Paralelamente, pioneros como Eskorbuto o Zarama, y grupos originalmente surgidos durante la efervescencia punk-rockera de los 80 como Parebellum, Radikal Hardcore, Putakaska, Zer Bizio?

Se imponían la heterogeneidad y la variedad estilística; los horizontes se ampliaban revelando un nuevo universo de sugerentes posibilidades.

Video resumen de UniversiParty BILBAO ON FIRE, con Dj Valdi en MOON, Bilbao

Entre las bandas publicadas destacan Zer Bizio? En editaron su primera referencia musical y en octubre de pusieron en marcha el colectivo Félix Likiniano Elkartea pasando a formar parte del mismo. También en el colectivo inauguró la librería y tienda de discos Likiniano en el Casco Viejo. Mientras que en Donostia comenzaron la década disfrutando de conciertos a cargo de Helloween, Living. Eso sí, en el 92 La Casilla acogió dos conciertos memorables a cargo de Van Morrison y Nirvana, acompañados los de Seattle por la banda escocesa Teenage Fanclub.

El rock en directo llegó a peligrar seriamente, aunque por fortuna el susto duró poco merced al surgimiento, en , del laborioso colectivo En Canal y su frenética actividad programando conciertos en una nave abandonada ubicada en el por aquel entonces olvidado barrio de Zorrozaurre. A partir de su apertura Bilborock se convirtió en sede permanente del Concurso Pop-Rock Villa de Bilbao y el certamen fue ganando notoriedad hasta consolidarse definitivamente con la celebración de su décimo cumpleaños en En las postrimerías de la década daba sus primeros pasos la promotora Muskerra organizando conciertos de bandas internacionales como Smashing Pumpkins, Hellacopters o Luna.

Cuando sus responsables acometieron la gestión de la programación musical de la céntrica sala Azkena, el establecimiento pasó a convertirse en la principal plaza de la ciudad para el rock en directo junto al Kafe Antzokia y Bilborock. Tras años de carencias y miserias, Bilbao, por fin, podía presumir de un flamante circuito de salas convenientemente equipadas para el rock en vivo.

A continuación incluimos un listado con algunos conciertos celebrados en La Casilla durante la década que nos ocupa. En el 94 Los Ronaldos y Joaquín Sabina. He aquí un listado con algunas de las principales bandas internacionales que actuaron en el Kafe Antzokia entre y A continuación incluimos un listado con algunos de los principales grupos internacionales que actuaron en la sala Bilborock entre y Éstas son algunas bandas que.

La iniciativa se saldó con un sonoro fracaso económico pero fue clara precursora de los festivales que tendrían lugar durante la siguiente década: Pablo Cabeza: Periódico online Rebelión. Lo que me parece deprimente es la actitud de la gente. Son incapaces de pagar pelas por ver a un grupo. Llevan dos papelas en el bolsillo pero no pagan un duro por un concierto local. Si no es un macroconcierto no van. Van por mitomanía, snobismo, etcétera. Julio-agosto de Belén Mijangos: Yo sólo puedo sacar una conclusión amén de la crudeza económica: Julio-agosto de Es curioso que grupos bilbaínos como Doctor Deseo, M.

No hay voluntad de ayudar. En fiestas se dan el pego de ayudar a la movida, pero pasan durante todo el resto del año. Extracto de una entrevista a Zer Bizio? Septiembre de Mal comienzo, desde luego. Fito Cabrales: Entrevistado por Pizo. Septiembre de Juan Carlos Parlange: Entrevista a Los Clavos.

Que si yo soy punki, yo heavy… no sé. Entrevistado por Andrés de la Mar. Enero de Sí, amigo lector. Parecía que tras un comienzo de década lastrado por las miserias de los años 80 por fin se abría una puerta a la esperanza. Nuevas bandas, nuevas ideas y muchísimas ganas de hacer cosas. Espoleados por la ilusión primeriza que todo grupo novel atesora, recorrieron sin descanso el circuito de bares y fiestas veraniegas de los pueblos de Euskadi, conquistando a base de trabajo duro y muchas horas de furgoneta una potente base de incondicionales seguidores.

Parecen Barricada. Y no es de extrañar que se las sepan, pues su maqueta ha vendido ya las 1. Octubre de Fito Cabrales: Yo flipé allí, claro, y cuando acabaron me puse a tocar canciones de Leño y de Rory Gallagher. Al día siguiente me ofrecieron quedarme en la banda, que les había parecido muy salao… y claro, de puta madre.

Darío Vico. Pedro Elías Igartua. Diario El Diario Vasco. Éramos un grupo diferente, era gracioso, te ibas a divertir seguro en un concierto nuestro porque nunca sabías realmente qué coño iba a pasar. Podíamos tocar media hora o sesenta, se nos juntaban un harmónica o cualquiera, yo que sé… Lo que fue bastante importante en aquella época era un programa en Radio Euskadi, Euskadi Gaztea, que lo hacía Cristina Ardanza, y la gente llamaba por teléfono para votar a sus bandas maqueteras favoritas. Al final del programa, que era larguísimo y pinchaban las maquetas, se hacía como una lista.

Si estabas de los primeros te hacía una ilusión del copón, no sé si valía para mucho pero estabas ahí. Antes de todo ello habían vendido alrededor de 2. Julio de Fue entonces cuando Dro se fijó en ellos, y el flechazo fue mutuo e inmediato. Nuestro primer disco serio, que vamos a un estudio de verdad, Box, que trabajamos con un productor, aunque Iñaki tiene mucho peso y podemos decidir cosas. Estos chicos sólo saben lo que es un acelerador. Lo dicho Juantxu, por ejemplo, no puede olvidar las actuaciones de Anoeta o los dos llenos consecutivos en el Palacio de los Deportes de Madrid. Iñaki, por su parte, recuerda los primeros conciertos en los bares de Bilbao donde la gente comenzaba a cantar las canciones en lugar de corearlas solamente.

El peor fue al terminar el acto: Web Todas La Novedades. La separación oficial llegó en verano de Txus Alday: Esto sería en Habían empezado hacía poco pero los dos conciertos estuvieron petados de gente. Cuando llegaba el verano, por ejemplo, actuaban en todas las fiestas de los pueblos. Así fue al principio, todo boca-oreja y ellos sacando canciones en el local y tocando todos los fines de semana, currando a tope.

Luego había otra cosa, y es que las canciones de Platero eran muy buenas y sus letras tenían algo que hacía que la gente conectase de una forma especial. En poco tiempo todo el mundo las cantaba en los conciertos como si las conociese de toda la vida. Así que si a todo esto le sumas.

En un texto retrospectivo publicado en el año 95, la revista Rockdelux describía su primer disco de la siguiente forma: Hunted By The Snake resultó ser el oasis que muchos estaban esperando, vista la sequía que asolaba el panorama musical español de entonces. El proceso de grabación se completó en sólo cuatro días incluidas las mezclas, y aunque el sonido se resintió la incuestionable calidad del resultado final mantuvo al grupo en su ascendente trayectoria creativa.

La historia de siempre. Tres años han tardado en. Se iban a Donosti. Tras los hitos que supusieron la inauguración del primer tramo de la red de metro, la apertura del museo Guggenheim y el estreno del Palacio Euskalduna durante los años 90, en se puso en marcha el tranvía interurbano, y tras la inauguración del Bilbao Exhibition Centre en la ciudad se volcó en la reordenación de sus vías de acceso y la recuperación de su Ría, tan orgullosa y rebosante de posibilidades como salvajemente maltratada por el gravísimo desastre medioambiental al que la Villa se vio abocada entre las décadas de los 70 y los Algunas decisiones tomadas por la Casa Consistorial y organismos como Bilbao Ría no han sido del gusto de todo el mundo y hay incluso quien cuestiona abiertamente el modelo de cambio y desarrollo que se ha elegido para la ciudad.

Oscar Cubillo: Pero, en proporción, el. Pero desde hace una década la Villa ha ido potenciando su faceta musical y hoy es, sin duda, la tercera capital de España en conciertos y probablemente la primera si se aplican criterios poblacionales. Casi 70 locales con licencia para acoger actuaciones avisan de este poderío.

A día de hoy se hace imposible negar la evidencia: Pero dejémonos de divagaciones y retomemos nuestra historia donde la habíamos dejado. Primera parte. La historia por décadas. Bilboloop y el MEM son dos festivales que aunque sólo tocan el rock de pasada merecen una pequeña mención. Su objetivo: En contra de lo que pueda parecer a primera vista la muestra ha dado cobijo a propuestas relacionadas con el rock. Mencionar también los conciertos celebrados en.

  1. Hambroneta aparca en Moon.
  2. poemas de mujer soltera?
  3. El terrorífico Halloween bilbaíno.
  4. almeria semana santa.
  5. MOON MUSIC CLUB - Sesiones de DJ【música latina】todos los findes;

Antes los que organizaban conciertos eran fans sin medios. Ahora creo que se consiguen mejores resultados… las agencias se han profesionalizado, europeizado en cierto sentido… el mercado no es tan arcaico: Hasta el museo Guggenheim parece haberse hecho eco del fenómeno, acogiendo en el exterior de sus instalaciones recitales de bandas como Smashing Pumpkins y Red Hot Chili Peppers En y con motivo del sexto aniversario de la sala Kafe Antzokia, la revista Bilborock se hacía eco de la nueva situación.

De no existir apenas infraestructuras, hoy nos encontramos con salas estables y una oferta como pocas en toda Europa si exceptuamos las capitales. Enero-febrero de Así es. Es la pujante realidad de un certamen municipal que sin necesidad de llevar publicidad en las camisetas europeas de Athletic, se ha esparcido por medio continente. Así son ya las bandas inscritas de fuera del estado, hasta contemplar un total de 1.

Periódico municipal Bilbao. Marzo de 6. Aunque parezca increíble la situación ha llegado al punto de que algunas voces ya hablan de exceso de oferta. Hace un par, la fadista portuguesa Mafalda Arnauth despachó apenas entradas en el Teatro Arriaga. En el circuito de salas, tradicionalmente se ha utilizado lo que había, pero ahora podemos hacer lo mismo que en cualquier ciudad europea, tenemos salas y espacios suficientes y bien planteados. El reto es llenarlos. Tengo un cierto miedo: Igor Cubillo. Hay demasiada oferta y supera a la demanda.

Con todo, la media de conciertos actual es muy alta y en los. En marzo de N. En se volvió a batir el record, si bien por un estrecho margen, con 1. Desgraciadamente, si el primer intento -Rockazoka- resultó catastrófico en lo económico, el segundo -Bilbao Acción Rock- no le fue a la zaga. Tras una fiesta organizada por Radio Bilbao con ocasión de su setenta y cinco aniversario en la que actuaron numerosos grupos y solistas de pop comercial, el equipo organizativo del BAR se convenció de lo idóneo de la localización, contando con apoyo y soporte tanto del Ayuntamiento como de las autoridades de protección civil.

Se trata de una web-agenda en la que se incluyen los conciertos programados en la zona del Gran Bilbao y alrededores. A finales del el boletín contaba con ochocientos suscriptores y continuaba creciendo. BRC es, en realidad, un listado de recomendaciones desde el punto de vista del aficionado al rock y no una guía del ocio ni un tablón publicitario.

Bilbao Acción Rock nace del entusiasmo de veteranos melómanos de la ciudad como Juan Carlos Bilbao Juankar Muga, por el otro bar que regenta en el Casco. Junio de Juan Carlos Bilbao: Llegamos a un acuerdo con el Departamento de Cultura de la Diputación Foral de Bizkaia y también con el Ayuntamiento de Bilbao, que nos cedió la explanada de Zorrozaurre, un sitio que por aquella época casi no se había utilizado para hacer conciertos de este tipo.

Pese a que hubo imprevistos e infinidad de problemas, finalmente todo salió bien a nivel organizativo y artístico. Desgraciadamente las cifras no cuadraron en lo económico. La cosa es que al final quedó el cartel que quedó. Tras estrenarse en julio de en Botica Vieja, con una treintena de grupos actuando durante dos días bajo una gran carpa, este año el festival cambia de fechas y ubicación, amplía duración, reduce oferta musical y diversifica contenidos. Yo decidí seguir adelante junto a Mikel Berasategui, Papi Elorrio y Eduardo Ranedo, y hubo que asumir la gran, gran, gran deuda.

Nos reorganizamos y en noviembre de ese mismo año la pusimos en marcha. Esta vez la idea era presentar un programa de actividades durante toda una semana. El primer día estuvo dedicado al cine y tuvo lugar en el Bilborock con proyección de cortometrajes psicotrónicos seleccionados por Borja Crespo y Koldo Serra. Creo que por aquel entonces las instituciones bilbaínas ya estaban en conversaciones con la gente que posteriormente montaría el Bilbao Live Festival, y ya habían decidido mover el dinero, que era mucho, en esa dirección.

A nosotros sencillamente nos dieron la espalda y en vez de crearse una especie de unión de empresas para poner en marcha un gran festival en. Bilbao con la participación de todos Serrano, Last Tour, Radiation, nosotros… , se acabó adjudicando todo el presupuesto a una parte. Era evidente, y así se ha visto con el tiempo, que con ayuda institucional un festival de estas características se podía poner en marcha con éxito.

Las preguntas son: Diario Gara. Pues sí. Aritza Basterretxea. Revista-periódico Mondo Sonoro. Sergio Llanos: Fuimos abandonando el ruidismo gradualmente aunque en conjunto el repertorio seguía siendo ecléctico Recuerdo haber escuchado mucho jazz, soul-jazz Luego estaba el género instrumental: La crítica, de nuevo, se rindió a sus pies. Eso, como mínimo. Marc López. Y es que el cartel del Fuji Rock fue de auténtico infarto: Lo de Japón ya ha sido el plus. Recientemente estuvieron en el Fuji Festival y fueron elegidos the best new comer mejor nuevo grupo o grupo revelación del.

Prensa Atendiendo a nuestro particular punto de vista fue a mediados de los 60 cuando hicieron su aparición las primeras muestras escritas de periodismo musical en Bilbao. Nada serio. En ocasiones, cuando venía un grupo extranjero metían la noticia pero rara vez había una reseña crítica del concierto y muchos periódicos ni siquiera lo anunciaban.

Las agendas semanales de conciertos como las conocemos ahora no existían. Nació en el 68 y creo que duró hasta el Belén Mijangos. En realidad Disco Exprés logró sobrevivir hasta el Lo cierto es que la aportación de Igartua fue determinante y sus escritos sobre el presente, pasado y futuro del rock o las penurias que atravesaban los sufridos grupos locales del momento fueron de vital importancia para la difusión del rock en la Villa. Su estilo era tan apasionado como entusiasta y, cuando había motivos para ello, crítico y corrosivo, cargando frontalmente contra la pasividad de las instituciones, la falta de medios, la escasez de salas de conciertos y, en fin, la precaria situación general del rock en el Bilbao de la época.

Serrano primero y Javier Fuentenebro -otro de los grandes impulsores del rock durante aquellos años- después. Dejando a un lado pequeñas secciones en diarios generalistas o suplementos de fin de semana, si de lo que hablamos es de revistas especializadas todo comenzó en con la aparición de Muskaria. La idea surgió en por iniciativa de tres estudiantes de periodismo procedentes de la Universidad del País Vasco, y aunque las primeras entregas giraron esencialmente en torno a la canción tradicional vasca y el folk, sus responsables no tardaron en prestar atención a los ecos guitarreros que comenzaban a llegar de las calles.

La labor pionera de Muskaria en la historia de la prensa musical vasca es inconmensurable: Roge Blasco: Así que decidimos inventarnos nuestro propio trabajo y ponernos manos a la obra. Era octubre de Lo teníamos claro, íbamos a hacer una revista musical que reflejara de una vez por todas el ambiente que se vivía en la calle. Le pusimos el nombre de Muskaria -por lo de la Amanita Muskaria, un término que nos ligaba con la tierra y la magia- y le añadimos el subtítulo de Kalean Musika.

En y sin previo aviso el Diario Vasco dejó de editar el suplemento, conducido hasta entonces por Iñaki Zarata. Queríamos que por primera vez se escribiera de rock and roll en euskera y esto se normalizara. Muskaria iba a ser bilingüe y bimensual. Por fin se podría leer información y entrevistas con Itoiz, Mikel Laboa, Errobi, Haizea y todos esos cantantes y grupos vascos que tanto nos gustaba ver en directo y que poco sabíamos de ellos. Lo vendíamos en kioscos, tiendas especializadas y sobre todo a mano a la salida de cualquier evento musical.

Del folk tiramos hacia el rock urbano hasta llegar a vivir intensamente el estallido punk y su derivación al Rock Radikal Vasco. Dentro de nuestras posibilidades potenciamos este movimiento y su entorno, como las radios libres, gaztetxes, fanzines La verdad es que cuando empezamos ya existían iniciativas locales como Muskaria o la revista Chivato y su sección musical. El Correo también empezaba a dedicar espacio al rock a través de diferentes espacios y suplementos, y a nivel de Euskadi Egin había empezado con la sección Plaka Klik, un espacio del que poco después se responsabilizó Pablo Cabeza convirtiéndolo en la famosa sección musical Bat, Bi, Hiru.

La mencionada revista Chivato fue en realidad una guía del ocio publicada entre y Arrancó casi sin un duro, con escasos medios y con una calidad de papel penosa, para ir poco a poco mejorando en todos los aspectos. Era el año 81 y creo recordar que yo estaba en el paro tras salir de Radio Juventud.

En el proyecto estaba también gente como Maite Ochoa y numerosos colaboradores: Rollo, pero también me tocaba escribir de otras muchas cosas para ir rellenando la revista. Incluían asimismo críticas de discos y conciertos, sección de contactos, etc. Fue una bonita experiencia, pero adelantada a su época. Tras la aparición de Muskaria en la siguiente publicación local consagrada al mundo del rock fue Sintonía.

Cuando volví me junté con otros tres zumbados con alto nivel de cuelgue musical. Íbamos juntos a todos los sitios. Nos movíamos mucho por el Bolos, que cuando no había concierto solía estar bastante desierto.

MOON MUSIC CLUB

Decido empezar con el periodismo musical tardíamente, cuando en el Bolos conocemos a One Herrera, que enseguida nos engaña para colaborar en su fanzine Sintonía Cerebral. Él ya tenía la idea de aumentar el tamaño, la presentación y la tirada de su publicación, así que Goio y yo nos embarcamos en el proyecto-aventura llamado Sintonía. One me adjudicó el título de jefe de redacción. Enseguida fichamos a dos hermanos muy formales, Iñaki y Oskar San Salvador, valiosas plumas que al igual que Goio estaban en esto de paso.

La verdad es que nunca nos agradó la idea de hablar también de cómics, arte o moda, y aunque al principio lo respetamos por One, poco a poco la cosa se centró en el rock. Cada vez había mejores grupos vascos a los que apoyar. Preferíamos el renaciente hardcore o apoyar -y creo que ésa fue nuestra especialidad- a todos los grupos locales que no eran del RRV. Entendíamos que el rock ya lleva el factor denuncia implícito y que no tenía por qué llevarlo en los textos necesariamente. Es sorprendente cómo los tiempos han girado a nuestro favor. Hoy en día un grupo tan conocido como Atom Rhumba hubiera sido portada de Sintonía.

Algunos de nuestros contenidos por entonces son para estar orgulloso: De entre los colaboradores, fue un honor contar con Ana Mari Serón -a la sa-. De hecho, una de las razones por las que decidimos dejarlo fue la aparición del Ruta Gracias a ello, los grupos vascos han tenido mucho hueco en la publicación. Belén Mijangos: De hecho Roge Blasco me propuso hacerle el relevo en Muskaria -él no podía continuar por motivos laborales- pero una serie de razones lo impidieron.

Así que me lié la manta a la cabeza.

Buscar cerca de Blue Moon

En su génesis estaban mis socios de Alternatiba Javier Arnaiz e Inaki Larrinaga, de la tienda de discos Andrakas y unos cuantos culos inquietos como Javi Psycho, Juankar Muga, Pablo Cabeza… aunque al final fui yo quien llevó el proyecto adelante económica y editorialmente hablando. No costó nada encontrar colaboradores porque la mayoría de los que empezamos en El Tubo procedíamos de Muskaria, así que ya teníamos experiencia; sabíamos lo que era currar para una revista musical y teníamos muchas ganas de seguir haciendo cosas. Por otro lado presenté la idea al Ayuntamiento hablando con Andoni Olivares, que en aquella época estaba en Cultura él nos había encargado a Alternatiba el diseño y organización del Villa de Bilbao , y me dijo que apoyarían el proyecto.

Diario Egin. Hay que tener en cuenta que El Tubo Abril de Belén Mijangos: Con el tiempo metimos muchas cosas a nivel internacional. Desde un principio hubo receptividad por parte de la gente, se vendió muy bien, aunque como cualquier publicación de este tipo tuvo períodos mejores y peores. Pero lo cierto es que nunca hubo problemas para encontrar anunciantes. Se comenzó a distribuir a nivel estatal y fue mejorando en diseño y calidad general hasta el final. Demostramos a todo el mundo que con poco dinero y ganas se podía hacer algo interesante y de calidad. En su momento también El Gozetón, de La Gaceta.

Pero hay que reconocer que eso tan nuestro de los suplementos musicales ha llegado a su cima con el Evasión que publica El Correo. Es algo que influye muy positivamente en la escena local porque los grupos perciben que hay espacio para ellos en los medios, lo cual, como es lógico, les sirve de motivación. En ocasiones se critica a los grupos locales, sobre todo a nivel de directo, mientras que el Bat, Bi, Hiru nunca hacía una crítica negativa de un grupo local.

Pero los tiempos cambian, ahora hay mucha oferta y las cosas deben ponerse en su sitio. José Antonio Cayón: En este sentido Iñigo fue pionero, al menos a nivel de Bilbao. Me preguntó lo que necesitaba y yo le dije que un magnetofón y que la emisora me pagase un viaje a Madrid para que pudiese entrevistar a varios grupos y así poder empezar. Propuse crear un club, dar un carné, hacer un fichero con todos los socios y organizar concursos y viajes en los que participasen los oyentes.

Acabamos siendo una gran familia. A mediados de los 70 Cayón trabajó con un equipo de colabo-. Desde finales de los 60 el programa organizó festivales -mayoritariamente en La Casilla- en los que actuaron numerosos grupos locales y estatales. La primera fue Yolanda Bernal y yo fui el cuarto o quinto, no me acuerdo.

José Antonio Cayón poseía una extraordinaria voz, muy radiofónica: Como fan del programa, solicité por carta en varias ocasiones mi deseo de poder colaborar. La oportunidad me llegó al ofrecerme Cayón que atendiera la FM de la emisora durante su turno -tres horas por la tarde- pues él no podía con todo: Estuve tres años y durante ese tiempo nunca dije mi nombre, ni me presenté, ni me despedí. Una tarde me encontré en la calle con Iñaki Bilbao un gran profesional: No le dije que era yo, pero fue una buena dosis de moral risas.

Fue, probablemente, el que marcó la línea del programa durante aquellos años. Huelga decir, pero aun así diremos, que en este capítulo nos ocupamos exclusivamente de fanzines bilbaínos relacionados con el rock. La influencia de la filosofía DIY2 que introdujo el punk, sumada a la efervescencia creativa que se vivió con la llegada de la nueva ola, contribuyeron decisivamente a la introducción y difusión de una forma de expresión que vivió sus años de gloria durante la citada década y la primera mitad de los años Leerlo era toda una experiencia: Su responsable, el periodista Roberto Moso, fue cantante del grupo Zarama.

En Madrid ya se habían hecho tres o cuatro fanzines, pero yo creo que Sorbemocos fue el primero que se hizo en Bilbao. Era una actitud bastante punk, buscando siempre la provocación, pero ante todo la diversión. La verdad es que no duramos mucho, año y medio o así. Era una cosa muy pequeña, tampoco teníamos mucho tiempo y fuimos perdiendo el interés.

Por aquel entonces, a principios de los 80, en Bilbao empezaba a haber bandas y a notarse movimiento; si empezamos, desde luego, es porque teníamos algo que contar y había cosas de las que hablar. El nombre completo era Sorbemocos, El Chute Escrito risas. Esto del chute venía un poco de todo el mundo del cómic underground de los 70 y Sorbemocos es un personaje del mundo de los gnomos tipo los trolls.

Aunque parezca increíble a mí personalmente me llegaron a mandar bastantes anónimos en los que me llamaban desde facha hasta etarra Hubo un tiempo en que nos mandaban cartas de un montón de sitios y nos pedían el fanzine desde mogollón de ciudades de España. Poco después, a mediados de los 80, hubo un boom de fanzines, pero en los años del Sorbemocos aquí en Bilbao éramos cuatro gatos.

La efervescencia continuó e incluso aumentó hasta rozar la apoteosis. No hay que olvidar que la inmensa mayoría de los fanzines se distribuían a mano y no se anunciaban. Gorka Pastor: Nada de Enrique y Ana ni payasadas por el estilo risas. Con años empezamos a gastarnos la paga comprando discos en la librería Universal, en Passe Composse,6 y en Xaribari de Donosti, una tienda a la que llegaban muchas cosas interesantes debido a su cercanía con Francia y en donde conseguimos, entre otras cosas, los primeros discos de los Cramps.

La idea del fanzine empezó aproximadamente en cuando yo iba a cumplir 17 años y mi hermano tenía Empezaban a tener mucha fuerza el Rock Radikal Vasco y el punk pero había muy poca salida para cosas que tuvieran que ver con otros tipos. Veterana tienda situada en la calle Txabarri de Sestao. Actualmente sólo se dedica a la venta de instrumentos musicales. Compañía Euskalduna de Construcción y Reparación de Buques. Fue puesta en marcha en por Ramón de la Sota y Llano.

Zona Especial Norte. Desde su entrada en vigor la presencia policial en Euskadi aumentó desproporcionadamente y los cacheos y detenciones a pie de calle se hicieron habituales entre ciertos sectores de la juventud. Una combinación de estilos que se hizo muy popular en Euskadi desde la aparición de los primeros discos de Hertzainak, Potato y Kortatu entre el 84 y el Precisamente fueron estos tres grupos los encargados de actuar en el primer Festival Tropikal de Euskadi, celebrado en Lekeitio en diciembre de A mediados de la década de los 80 se hizo dolorosamente obvio que el porvenir por el que Eskorbuto preguntaban había desaparecido por completo.

Un año después de las gravísimas inundaciones de , los problemas económicos y estructurales que Bilbao arrastraba desde la segunda mitad de la anterior década estallaron definitivamente cuando la feroz reconversión industrial puesta en marcha por el gobierno central provocó el anuncio del cierre de los astilleros Euskalduna,1 antiguo estandarte de la poderosa economía local.

En lo musical las expectativas generadas por la intensa actividad de principios de la década colisionaron frontalmente contra un impenetrable muro de realidad. Fuera cual fuese el estilo elegido todos coincidían en lo fundamental, y como en el resto de Euskal Herria, los planteamientos musicales e ideológicos se radicalizaron entre belicosas proclamas contra el paro, la policía, el ejército y la Iglesia. El punk acababa de explotar.

El Punk es un movimiento nacido en Inglaterra y que es una réplica al conservadurismo que reina en ese país. Ayer en Bilbao entre la juventud asistente a esta llamada Punk, unas dos mil personas, se encontraban grupos de muchachos vestidos con chamarras negras y las correspondientes wambas, indumentaria oficial de este movimiento. De todas las maneras la gente se lo pasó en grande con los juegos microfónicos y las muecas de Lee Brilleaux, cantante del grupo.

Josu Distorsión: Había unas ganas de fiesta del copón, una movida de la hostia Aunque el tema político estaba siempre muy presente el buen rollo y la alegría generalizada eran totales. Así que aquellos conciertos fueron como una liberación. El de la Mondragón creo. La noticia iba acompañada de una fotografía en la que aparecían dos supuestas punks encadenadas por el cuello.

Cuando el Tío Modes enseñó el culo se armó la de Dios risas. Los dos conciertos que La Trapera ofreció en Bilbao tuvieron el efecto de un auténtico terremoto cuya onda sísmica marcó época e influyó decisivamente en el devenir del punk bilbaíno. Las actuaciones tuvieron lugar en Barakaldo julio de y el Pabellón de La Casilla mayo de En el segundo bolo estuvieron acompañados por no confundir con el grupo granadino de mismo nombre; éstos fueron los punks bilbaínos. El 18 de agosto del 79 actuaron en Ondarroa y poco después se anunció un concierto en la bilbaína Plaza Nueva durante la Aste Nagusia que finalmente tuvo que ser suspendido a causa de la lluvia.

En realidad La Trapera desembarcó en Euskadi con un concierto en el polideportivo de Gallarta Bizkaia el 31 de diciembre de A mediados de los 90 regresaron a Bilbao descargando en la sala Gwendolyne de Getxo. El propio Barsa relató lo sucedido con estas palabras: Una pelea el día anterior en Bilbao entre los integrantes de los Hot Rods y Stranglers después del concierto. Burnel bajista de The Stranglers. Escombro y Seni López: Éramos unos chavalillos de la zona de Portugalete y en leímos sobre el punk en revistas musicales como Disco Exprés o Vibraciones y alucinamos: Decidimos montar una banda y la llamamos Escombro.

Esto sería en el Que yo recuerde Eskorbuto no existían, M. Les conocimos en un concierto que dimos en la Universidad de Leioa en al que nos costó la hostia llegar porque no teníamos buga y tuvimos que ir desde Portu hasta Leioa. Sólo dimos un par de conciertos pero en los dos la montamos parda. Luego Seni se subió a su amplificador y se bajó los pantalones. Claro, nos obligaron a parar risas. La gente se quedó acojonada. Después tocamos en la Universidad de Leioa, nuestro colega la volvió a liar y acabó habiendo hostias.

Un colega solía llevar una cadena colgada desde el cuello hasta el pié risas. No sé, mil movidas que se nos ocurrían, todo hecho por nosotros, porque no era como ahora, que te venden todo en las tiendas y encima de marca. Te estoy hablando de finales de los 70 y te aseguro que la gente alucinaba en colores cuando nos veía por la calle.

Eran los principios del punk en Bilbao. Yo por ejemplo toqué con Éxodo y Passion, aunque siempre me gustó el punk. Javi nos propuso cambiar de nombre a y nos pareció de puta madre. Yo salí a tocar con un casco de nazi que me había dejado Javi y unos pantalones militares, y la verdad es que dimos un concierto bueno y muy salvaje.

Luego la mili y el desfase general en el que vivíamos nos obligaron a separarnos. Yo llegué a tocar con los primeros Eskorbuto un concierto en Carnavales de y después entré en Médanos De Singapur. Fue durante la década de los ochenta cuando el movimiento rocker vivió su época dorada en las calles de Bilbao. Pocas hasta mediados y finales de los Algunos veníamos del punk y nos movíamos por bares como el Like o el Ulía, donde también iban algunos de los primeros punks de Bilbao. Te hablo de Destino o establecimiento: Introduce un destino o alojamiento. Introduce fecha Fecha de salida: Introduce fecha.

Buscar Buscando, no te muevas Se ha realizado su suscripción a la newsletter correctamente. No ha rellenado los datos correctamente. Subscríbete Espere por favor Moon Hostel Bio. Ver todos los comentarios 25 "LA gente del hostal. No se ha podido enviar la información. Enviar Espere por favor Busca habitación en Moon Hostel Bio Fecha de llegada: Garantizamos Una reserva segura. La protección de tu privacidad. Para viajar: Pareja mayor. Las chicas de recepción muy amables. La cocina agradable, el cafe de la mañana estaba muy rico, la zona wifi, bien y la tele tambien.

Una solo ducha, servicio para seis personas es muy poco. Imaginate que estas que te meas o te cagas y el servicio ocupado